Celada en la apertura berlinesa